su compra


0 libro(s) - AR$0.00 Euros Dólares US
0 libro(s) - U$S0.00 Euros Pesos
0 libro(s) - €0.00 Pesos Dólares US
Usuario: Clave:
Registrarse
Facebook Twitter viernes 24 de marzo del 2017 24-03-2017
Tapa del libro BUENAS HERENCIAS

BUENAS HERENCIAS

EL LEGADO ECONOMICO DEL KIRCHNERISMO

ALEJANDRO BARRIOS ,
ALEJANDRO VANOLI (Prólogo)

Ver Biografía

Disponible Disponible

Editorial: HERNÁNDEZ EDITORES

ISBN: 9873777016

Origen: Argentina

$ 230.00 Icono bolsa

13.53 U$S 14.84

"BUENAS HERENCIAS" es un intento de sistematización de nuestra historia reciente, con el objetivo declarado de traer a la luz los cambios estructurales, pero no sólo de la configuración económica argentina, sino - y más esencialmente - es el relato del cambio del modo de concebir la economía, las relaciones económicas internas e internacionales, y de comprender cómo ese marco conceptual constriñe el menú de opciones de política, que es lo que a su vez genera respuestas impensables antes de 2003, y resultados por décadas deseados por las generaciones nuevas y añorados por los argentinos mayores que vivieron la Argentina inclusiva.

Alejandro Vanoli


Los economistas neoliberales tienen una "receta única" para todos los desequilibrios, que es reducir el gasto público, y por eso para morigerar una suba de precios "optan por matar a toda la economía", sostiene Alejandro Barrios en su reciente libro "Buenas Herencias", sobre el legado económico del kirchnerismo.
Esa fórmula ortodoxa es "como ir al médico con una uña encarnada y terminar con la pierna amputada" y está en las antípodas del desafío de los economistas heterodoxos, que en los últimos 12 años buscaron corregir esos desequilibrios pero sin afectar el empleo, ampliando el mercado interno y preservando los ingresos de la población.
Sobre ese diagnóstico, y a contrapelo de la visiones apocalípticas desarrolladas sucesivamente en ese período, Barrios sostiene que la situación que dejará la gestión iniciada en el 2003 "es mucho mejor" que la que los ex presidentes Raúl Alfonsín, Carlos Menem y Fernando de la Rúa legaron a sus sucesores.
"Alfonsín tuvo dos golpes de mercado: el primero lo deslegitimó y el segundo se lo llevó puesto. Con la convertibilidad de Menem el país se endeudó a razón de entre 11 y 15.000 millones de dólares anuales y sólo se logró alguna estabilidad a precios a partir de 1996, pero a un costo del 50 por ciento de pobreza y 25 por ciento de desocupación, herencia que terminó dramáticamente con el gobierno de De la Rúa", afirma el parte de prensa de la editorial.
Las reservas del Banco Central "son un activo de la democracia" porque "cada vez que la democracia se quedó sin reservas saltaron por el aire los gobiernos", asegura Barrios, quien coteja esos antecedentes con las nueve corridas cambiarias desatadas durante la gestión kirchnerista, la última en septiembre del 2014 y que buscó generar un clima de "elecciones anticipadas".
"Buenas Herencias", que acaba de editar Hernández, es, de algún modo, la segunda parte de "Malas Herencias", el libro en el que Barrios y el fallecido economista Benjamín Hopenhaym, uno de los fundadores del Grupo Fénix, hicieron un balance de la situación económica y social que estalló en el 2001.
Con rigor metodológico y una prosa accesible, Barrios repasa los ítem clave de ese desempeño a partir de cinco ejes: la economía real, los precios, el empleo y la distribución del ingreso, el sector externo y el financiamiento del Estado.
Lo hace a la luz de una disputa que, sostiene, se libra en la sociedad argentina desde 1880: la de un modelo que busca liar la economía local al mercado mundial a través de la producción especializada en alimentos, o la que, sin renunciar a ese objetivo, busca expandir el mercado interno, crear trabajo y lograr que el empleo sea el principal mecanismo de integración social.
Un especial interés tiene el capítulo dedicado a la evolución de los precios, dada la trascendencia social del tema y el rol central que la noción de "desborde inflacionario" ha tenido siempre en la erosión de la confianza pública.
Docente universitario y director nacional de Comercio Exterior, Barrios refuta en base a normas internacionales la "payasesca" medición de precios que cada mes da a conocer la oposición parlamentaria en base a informes elaborados por diversas consultoras.
También polemiza con "caballitos de batalla" como los supuestos efectos perniciosos de la emisión monetaria –"Estados Unidos cuadruplicó su emisión por la crisis del 2009"--, el cierre de la economía y la "distorsión de de precios" que encubre críticas a la intervención del Estado.
Pone sobre el tapete otros ítem como los de "inflación importada" por los precios de los alimentos que exportamos y en especial la soja, la puja distributiva, y el rol de los formadores de precios en una economía fuertemente concentrada y extranjerizada como la argentina.
Da detalles poco conocidos, como que la salida de Roberto Lavagna del ministerio de Economía en el 2005 se debió a que Néstor Kirchner "no aceptó su argumento de que la suba de precios se debía al exceso de consumo y que había que hacer un ajuste cuando la pobreza aun estaba en el 30 por ciento".
En el prólogo de "Buenas Herencias", el presidente del BCRA, Alejandro Vanoli, sostiene que este libro es un intento de sistematización sobre nuestra historia reciente" y de "comprender cómo ese cambio conceptual constriñe el menú de opciones políticas".
Rubén Furman/Telam


Afinidades electivas